Decisiones (cuento)

Volvió a comprar una cajetilla de cigarrillos, hacía dos años que no fumaba. Antes de prender el último cigarrillo, antes de volver hacerlo otra vez, repaso fijamente sus últimos actos. No dejo nada librado al azar. Reordeno cada papel importante por fecha y años en cajas distintas, guardo, acomodo y descarto cada cosa material como la ropa y distintos baratijas que jamás tuvieron uso, pago justificadamente cada deuda y sus centavos, como también de las otras, dicto cuidadosamente algunas epístolas. No había rencores, ni odios, no había quejas, ni reclamos, a cada quien su palabra justa. Había comprendido, lo otro ya correspondería por cuenta del entendimiento e intenciones de los otros. Pidió perdón, el perdón dentro de verdad y de justicia. Se lamento por no poder tener hijos, víctima de un maldito examen. Sonrió al darse cuenta que conoció el amor, aunque lamento su final. También a ella le escribió una carta. Saboreo, dentro de cada posibilidad, cada placer de la vida y sus límites. Llego a la conclusión de que había tenido una vida: justa, humilde, tranquila y digna, sin sobre saltos, solo los que generaban las exacerbaciones de las intenciones que como todo humano no podía manejar y sus consecuencias –Carajo… -dijo- no debo nada a nadie…
Al final todo llega, ya había dado su sexta bocanada a el primer y último cigarrillo (pareció que jamás dejo de hacerlo) lo apago en el cenicero de turno, llevo el arma hacia su boca. Solo fue el instante que tardo en apretar el gatillo, lo otro, lo otro nunca lo sintió.

1 comentario:

Cyntia dijo...

Vaya que impresiona tu escrito,un final inesperado,saludos..