Perdido en el horizonte te busco

Ardida lucha
Gélidas voces
Los campos del aura y los tiempos
de otrora
El olvido es solo un ejercicio
El vacío del espíritu uno

Las noches se vuelven profundamente
eternas
Los días iguales unos con otros

El tiempo se ha anclado
aunque mi rostro y mis cabellos digan
lo contrario
Se ha anclado

Todo es más lento
Los amaneceres son tan solo el comienzo,
adagio de lo que involuntariamente vendrá,
solo sonrío

Te dibujas en el aire

Árida lucha
Gélidas voces
Y tu recuerdo que no cesa.

1 comentario:

Diego Andrés dijo...

Hace un tiempo una amiga me convenció de que una cultura, en un siglo, solamente tiene dos o a lo sumo tres poetas...

Siga trabajando, porque se respiran visos de poesía en lo que hace...